Ocho nuevos voluntarios inocentes se infiltran en la prisión de Clark para tratar de ayudar al sheriff a averiguar cómo se introducen las drogas y el contrabando en las instalaciones

Una joven ex-alcohólica, un investigador privado o una madre, cuya hija está presa, y quiere comprender que se siente al estar bajo rejas, son algunos de los perfiles de los nuevos participantes

El próximo lunes 9 de enero, a las 23:30 horas, Crimen + Investigación estrena la segunda temporada de ‘60 días dentro’, serie documental que narra la experiencia real de ocho personas inocentes que ingresan voluntariamente en una de las cárceles más peligrosas de Estados Unidos. A lo largo de 12 episodios, los participantes arriesgarán sus vidas dentro de prisión y convivirán de forma encubierta con los presidiarios y trabajadores de la cárcel con el objetivo de exponer qué ocurre realmente entre rejas e identificar los problemas que sufre la institución.

Tras la conclusión con éxito de la primera fase de este insólito experimento y de la mano del sheriff del condado Jamey Noel, en ‘60 días dentro’ los participantes serán grabados por cámaras conectadas las 24 horas del día que permitirán conocer de primera mano cómo se adaptan los concursantes a este ambiente desconocido y violento. En la cárcel del condado de Clark hay aproximadamente 500 presos que han sido detenidos por venta y tráfico de drogas, por robo y hasta por asesinato.

Entre los perfiles elegidos como voluntarios en esta segunda fase se encuentra Ashleigh, una joven ex-alcohólica que comenzó a beber cuando tenía 10 años influenciada por su madre, también alcohólica alcohólica; Quintin, exjefe de la Policía que actualmente trabaja como investigador privado; Monalisa, una valiente madre que desea ponerse en el lugar de su hija, presa que cumple una condena de diez años; o Sheri, una exfuncionaria de prisiones que le interesa conocer como es vivir en una cárcel desde el punto de vista de un recluso. Todos los participantes comparten el mismo objetivo: comprender mejor el sistema penitenciario estadounidense y ayudar a mostrar el impacto que tiene en la sociedad este sistema.